CRÍTICA | ‘Everything You’ve Come To Expect’ de The Last Shadow Puppets

¡Al fin ha llegado el momento! Tras una espera de casi ocho años, volvemos a poder hablar de un fresquísimo álbum de una de nuestras bandas fetiche. The Last Shadow Puppets regresan con Everything You’ve Come To Expect, un largo con doce temas en su interior muy anhelado que ha sido sacado a la palestra el día uno de abril. Gracias a las plataformas de streaming ya hemos podido realizar las primeras escuchas a las creaciones del formidable dúo británico formado por Alex Turner, conocido por ser el líder de Arctic Monkeys, y Miles Kane.

El trabajo se inicia con ‘Aviation’, single que ya había sido liberado por el mes de marzo para promocionar el disco y que a día de hoy, cuenta con un videoclip con más de 1 millón y medio de visitas en la red. Lo cierto es que se trata de una producción palpitante, en la cuál podemos ver a una pareja recién casada, ella llorosa y él con rostro enfadado, que baja de un coche para acercarse a una playa donde se encontrarán a un grupo de hombres custodiando a Álex y Miles, quiénes están cavando en la arena. Al aproximarse, Miles besa al hombre, y comienza una batalla que finaliza con la mujer corriendo por la playa en adelante.

La letra del tema es suficientemente confusa, aunque lo que sí parece entreverse es un monólogo en el cuál los artistas encuentran mundos diferentes, ante lo que preguntan ‘Where’d you want it? It’s your decision honey, my planet or yours?’. Toda esta formación viene acompañada de bajos de fondo, dando protagonismo a las voces que caminan a la par en un ritmo de batería, ligero pero terriblemente contagiosa. No es que sea la mejor canción del disco aunque guarda como punto muy positivo que no te deja indiferente.

A continuación, damos paso a ‘Miracle Aligner’, lo que se podría denominar un clásico de la banda. Vale, que quizás no tienen tanta discográfica como para poder etiquetarlo pero no cabe duda de que es la canción que guarda más relación con el disco anterior. Puramente romanticona, con versos como ‘So what’s the wish, he’ll make it come true’ y con una armonía musical donde convive un inicio tenue con una progresión más enérgica. Enteramente recomendable.

‘Dracula Teeth’: de primeras suena diferente. En un inicio suena fuertemente una guitarra acompañada de quizás algún viento para dar paso a la uniformidad, que se torna robusta en los estribillos de manera insistente. La letra guarda una relación total con el título dejando caer menciones a  la luna llena o la piel con sudor frío.

En la pista número cuatro comienza a sonar la canción homónima al disco y que a la vez, ha sido la carta de presentación del mismo cuando todavía no teníamos muchos detalles. Eso ha provocado que muchos se hayan desanimado antes de tiempo, ya que quizás coincidían y sí, no era todo lo que se esperaban. Es un tema cero uniforme, que ciertamente recuerda por su sonoridad a Bowie, un pequeño tributo al genio; también a las bandas sonora de películas de magia y fantasía y al que se le va cogiendo el gustillo a medida que lo reproduces una y otra vez. Cabe destacar que el videoclip de ‘Everything You’ve Come To Expect’ guarda una altísima relación con la producción de ‘Aviation’, porque de hecho, parece contarnos cómo quedó la situación después del conflicto…

De seguido escuchamos ‘The Element of Surprise’, otro tema que vuelve a hablar de las relaciones. Cuenta con versos bastante buenos, ‘There’s a set of rickety stairs in between my heart and my head’, que parecen señalar un agujero entre lo que se quiere y se debe, o la que da nombre al tema Guess there’s nothing like the element of surprise’. Mucho más pausado, mucho más redundante. Puede que le falte un toque más de sorpresa para completarse.

A mitad de disco comienza ‘Bad Habits’, tema debut del álbum. Impresionante para todos los que habían reproducido en bucle The Age of the Understatement debido a que adquiere un desvío total de lo que nos habían mostrado en este anterior trabajo. Ahora sí, aunque de buenas a primeras podríamos hablar de desconcierto, con toda esa mezcla de sonidos enigmáticos (el grito de principio, ese violín que le aporta un gran misterio al tema y los vocalistas que parecen más bien vocear las letras antes que entonarlas) podríamos decir que finalmente (y tras varias escuchas) el tema no encaja en el conjunto total. Prometedor aunque al mismo tema semeja un single sin terminar. Pero magnífico y muy contagioso. Por cierto, el clip ya cuenta con más de dos millones de visitas en Youtube.

Nos adentramos ya en la canción número siete del disco. Aquí existen encontronazos varios de opinión. Podríamos decir que por un lado, la canción es de amor con letra adolescente, dejando de lado la madurez adquirida por parte de Álex y Miles en sus producciones por separado. Sin embargo, parece al mismo tiempo que hay cosas que siempre vuelven a salir, y en esta ocasión, volvemos a hallar una canción más sencilla tanto en melodía como en letra, pero que personalmente, es espléndida. Echaba de menos esa alusión simple a un sentimiento tan sumamente citado en la música. La letra es clara: el amor guarda su cara más amarga cuando no se extraña a la persona que quieres (‘I just sort of always feel sick without you baby / I ain’t got anything to lick without you baby / Nothing seems to stick without you baby’). Podría ser una canción que encajase a la perfección en su anterior disco, y que en cambio, sorprende encontrárnoslo en esta nueva cosecha que han querido sembrar los dos británicos.

‘Used To Be My Girl’ es, al igual que ‘Dracula Teeth’, dispar. Más rockera quizás, con más sintetizadores también y sobretodo, experimental. Por el contrario, ‘She Does The Woods’ nos recuerda mucho más a la flamante corriente que han adquirido los Arctic Monkeys en los últimos años, y naturalmente también se refleja en el proyecto paralelo, semejándose al inicio de ‘Knee Socks’. ‘Pattern’ por su parte, es una canción mucho más fresca, que cobra  vida en cuanto suena la estrofa del estribillo. La letra es la más coherente de todo el disco, y cuenta con un solo instrumental al final de cada estribillo que le aporta calidad (‘Sunlight banging on the wall / Begging me for more promises).

Rozando las últimas pistas del disco, nos encontramos con una nueva balada: ‘The Dream Synopsis’. Es imposible no caer ante tanta belleza, un tema que además, guarda una historia del pasado entre ambos músicos, que parecen querer dejar plasmada en este tema que recuerda el pasado y hablar sobre el futuro incierto al mismo tiempo. (‘And the snow was falling thick and fast / we were bombing down Los Feliz / It was You and Me and Miles Kane / And some kid I went to school with /Isn’t it ugly when I talk about my / Visions of the past and possible future). Francamente seductora y de lo mejor que nos podemos encontrar en el disco para todos aquellos que hemos apreciado su anterior disco.

Coronando la parte baja del disco se halla ‘The Bourne Identity’. Es una canción más eléctrica que fluye y que pone el punto y final a un esperadísimo Everything You’ve Come To Expect. No defrauda. Puede que sorprenda y que quizás no todas las expectativas que hayamos puesto en él se cumplan, no obstante, cautiva al público mostrando nuevas caras de los británicos en su apuesta en conjunto.


  • Nota: 8,5. Sorprendente y atractivo.

  • Mejores temas: ‘Sweet Dreams, Tn’, ‘Miracle Aligner’, ‘The Dream Synopsis’ y ‘Bad Habits’.

Anuncios

Opina sobre este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s